Veinticinco años de derechos de la infancia

03/12/2014

Este año se han cumplido los 25 años desde que se aprobó el Tratado internacional que protege los derechos humanos de los niños de cualquier lugar del mundo: la Convención de los Derechos de los Niños. Es muy posible que no los conozcas todos así que te los traemos porque vale la pena saber cuáles son los derechos mínimos que deben tener los menores, por los que han luchado tantas y tantas personas.

Se necesitaron 10 años de negociaciones para acordar un texto común que a día de hoy ha sido ratificado y firmado por 194 países del mundo. Aunque parezca mentira todavía hay países como los Estados Unidos que no la han ratificado aunque también es cierto que hay países que sí la han ratificado y todavía no consiguen proteger a sus niños y niñas como nos gustaría.

Veinticinco años de derechos de la infancia

La convención de los derechos de los niños se refiere a todos los menores de 18 años y busca proteger sobretodo tres tipos de derechos:

Derecho a la protección: derecho a la vida, a la protección de la convivencia familiar y al protección ante cualquier tipo de abuso físico o de abuso sexual, explotación laboral etc.

Derecho de provisión: es decir derecho  a recibir atención sanitaria y a todo lo necesario para poder desarrollarse de forma adecuada.

Derecho de participación: derecho a tener una identidad y una nacionalidad, a ser informados e informadas, a opinar con libertad y a no verse limitados en caso de discapacidad.

Derechos de la infancia

Tardarás solo 5 minutos en leerlos y vale la pena. ¡Adelante!

Principio 1
El niño disfrutará de todos los derechos enunciados en esta Declaración. Estos derechos serán reconocidos a todos los niños sin excepción alguna ni distinción o discriminación por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento u otra condición, ya sea del propio niño o de su familia.

Principio 2
El niño gozará de una protección especial y dispondrá de oportunidades y servicios, dispensado todo ello por la ley y por otros medios, para que pueda desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y normal, así como en condiciones de libertad y dignidad. Al promulgar leyes con este fin, la consideración fundamental a que se atenderá será el interés superior del niño.

Principio 3
El niño tiene derecho desde su nacimiento a un nombre y a una nacionalidad.


Tony Trần / Foter / CC BY-NC

Principio 4
El niño debe gozar de los beneficios de la seguridad social. Tendrá derecho a crecer y desarrollarse en buena salud; con este fin deberán proporcionarse, tanto a él como a su madre, cuidados especiales, incluso atención prenatal y postnatal. El niño tendrá derecho a disfrutar de alimentación, vivienda, recreo y servicios médicos adecuados.

Principio 5
El niño física o mentalmente impedido o que sufra algún impedimento social debe recibir el tratamiento, la educación y el cuidado especiales que requiere su caso particular.

Principio 6
El niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, necesita amor y comprensión. Siempre que sea posible, deberá crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres y, en todo caso, en un ambiente de afecto y de seguridad moral y material; salvo circunstancias excepcionales, no deberá separarse al niño de corta edad de su madre. La sociedad y las autoridades públicas tendrán la obligación de cuidar especialmente a los niños sin familia o que carezcan de medios adecuados de subsistencia. Para el mantenimiento de los hijos de familias numerosas conviene conceder subsidios estatales o de otra índole.

Principio 7
El niño tiene derecho a recibir educación, que será gratuita y obligatoria por lo menos en las etapas elementales. Justamente uno de los derechos por los que Malala casi pierde la vida. Se le dará una educación que favorezca su cultura general y le permita, en condiciones de igualdad de oportunidades, desarrollar sus aptitudes y su juicio individual, su sentido de responsabilidad moral y social, y llegar a ser un miembro útil de la sociedad.
El interés superior del niño debe ser el principio rector de quienes tienen la responsabilidad de su educación y orientación; dicha responsabilidad incumbe, en primer término, a sus padres.
El niño debe disfrutar plenamente de juegos y recreaciones, los cuales deben estar orientados hacia los fines perseguidos por la educación; la sociedad y las autoridades públicas se esforzarán por promover el goce de este derecho.

Principio 8
El niño debe, en todas las circunstancias, figurar entre los primeros que reciban protección y socorro.

Declaración derechos de los niñosPrincipio 9
El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación. No será objeto de ningún tipo de trata.
No deberá permitirse al niño trabajar antes de una edad mínima adecuada; en ningún caso se le dedicará ni se le permitirá que se dedique a ocupación o empleo alguno que pueda perjudicar su salud o su educación o impedir su desarrollo físico, mental o moral.

Principio 10
El niño debe ser protegido contra las práticas que puedan fomentar la discriminación racial, religiosa o de cualquier otra índole. Debe ser educado en un espíritu de comprensión, tolerancia, amistad entre los pueblos, paz y fraternidad universal, y con plena conciencia de que debe consagrar sus energías y aptitudes al servicio de sus semejantes.

Bien, si has llegado hasta aquí me alegro de haber puesto un granito de arena para difundir los derechos de la infancia. Es buena idea que compartas esta lista con tus hijos da igual si son pequeños o adolescentes, ellos deben conocer sus derechos y también poco a poco ir descubriendo todo el trabajo que nos queda a todos por hacer para conseguir que sean universales.

 

 

Photo credit: m’sieur rico / Foter / CC BY-NC-ND

Opt In Image

Suscríbete, es gratis y cada semana recibirás artículos y consejos para mejorar tu relación de pareja y para volver a disfrutar de tu familia

 

Si te ha gustado, compártelo ahora!
Patricia Maguet Levy

Sobre el autor

Patricia Maguet Levy

¿Te ha gustado este post? Compártelo y ayúdanos a difundirlo. Puedes copiarlo o inspirarte en él para redactar tu propio post pero no olvides citar la fuente! Síguenos en otras redes sociales y Suscríbete para no perderte ningún post

Seguir Patricia Maguet Levy:

Dejar un comentario:

Dejar un comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies