Un truco sencillo para conseguir lo que te propones

22 agosto 2014

Hace ya unos meses que sigo el blog de James Clear, un emprendedor, levantador de pesas y fotógrafo de viajes tal y como se define él mismo. Generalmente escribe dos artículos por semana y se centra mucho en cómo adquirir y mantener nuevos hábitos saludables para conseguir lo que te propones. Tiene la peculiaridad de que no especula sino que se basa en estudios científicos. Vale la pena seguirle pero por si no hablas inglés aquí te traigo un resumen de uno de sus últimos artículos. 

Hábitos saludables¿Qué debes hacer para conseguir lo que te propones?

Estoy segura de que más de una vez te has propuesto hacer ejercicio, dejar de fumar, perder peso, no estresarte … o cualquier otra buena costumbre que crees que haría que te sintieras mejor. Es aún más habitual ahora que se acerca el inicio del curso y también cuando se acerca fin de año pero de hecho cualquier momento es bueno para adquirir hábitos saludables.

Si te pregunto qué es lo que necesitas para conseguir lo que te propones, para alcanzar todas estas metas, seguro que me respondes: «necesito motivación, fuerza de voluntad, constancia…» Pues olvídate de todo esto porque resulta que no es así.

[Tweet «La motivación y la fuerza de voluntad no te hacen cambiar, lo que necesitas es un plan»]

 

¿Cómo puedes conseguir hacer ejercicio de forma regular?

Sabiendo que no necesitas motivación, te voy a presentar una estrategia práctica que te ayudará a doblar e incluso a triplicar tus posibilidades de tener éxito en tus propósitos.

Te presento un estudio publicado por una revista de prestigio, el British Journal of Health Psychology, en el que estudiaron con qué frecuencia hacía ejercicio un grupo de personas que se había propuesto adquirir este hábito saludable. Participaron 248 adultos que fueron distribuidos en 3 grupos al azar:

El grupo control: A los miembros de este grupo se les pidió que anotaran con qué frecuencia hacían ejercicio en las siguientes dos semanas y también se les pidió que leyeran los primeros párrafos de una novela que no tenía nada que ver con el deporte.

El grupo motivación: A este grupo también se le pidió que registrara con qué frecuencia hacían ejercicio pero además se les hizo leer un documento que explicaba los beneficios del deporte para prevenir enfermedades del corazón y se les dijo «La mayor parte de gente adulta que practica deporte de forma regular consigue reducir las probabilidades de sufrir una enfermedad coronaria».

El grupo intención: A este grupo se le pidió exactamente lo mismo que al grupo anterior para asegurar que la motivación fuera la misma en ambos grupos. La diferencia está en que a este grupo se le pidió además que completara la siguiente frase por escrito:

Durante la próxima semana, haré por lo menos 20 minutos de ejercicio el (DÍA) a las (X HORAS) y en (este LUGAR).

Después de recibir estas instrucciones los miembros de los tres grupos volvieron a sus vidas normales.

 

Los resultados fueron espectaculares: Motivación contra Intención

Dos semanas después se convocó a todos los participantes y con gran sorpresa los investigadores observaron las diferencias entre los tres grupos.

– En el grupo control un 38% de los participantes hicieron ejercicio una vez por semana

– En el grupo de motivación un 35% de los participantes hicieron ejercicio una vez por semana

– En el grupo de intención un 91% de los participantes hicieron ejercicio una vez por semana.

Conseguir lo que te propones

Es decir, que solamente por el hecho de escribir un plan en el que consta exactamente cuándo y dónde vas a hacer ejercicio, se triplican tus posibilidades de conseguir lo que quieres. ¿Parece increíble no?

Quizás lo más sorprendente del estudio es que la motivación no es importante. No hubo apenas diferencia entre los grupos control y motivación así que los investigadores concluyen que «la motivación… no tuvo efectos significativos sobre la práctica del ejercicio«.

Pero no nos engañemos, si te estás planteando cambiar es porque en realidad ya tienes el deseo y la motivación para hacerlo. Lo que está claro es que la motivación es un ingrediente del pastel pero con la motivación por si sola no basta, necesitas un plan que te ayude a pasar a la acción y esta es la conclusión fundamental de este estudio.

 

Un truco sencillo para conseguir lo que te propones


Helga Weber / Foter / Creative Commons Attribution-NoDerivs 2.0 Generic (CC BY-ND 2.0)

Los resultados de este estudio no han sido una excepción, se han hecho otros relacionados con dietas de adelgazamiento, auto examen de los pechos o cumplimiento en la toma de la medicación, y todos arrojan conclusiones similares: si te comprometes y escribes o dices cuando y dónde vas a hacer estos nuevos hábitos saludables, tienes muchas más probabilidades de cumplir con lo que te propones.

Puedes aplicar esta estrategia a cualquier objetivo que te plantees: por ejemplo empezar a practicar meditación diariamente o mejorar tu vida de pareja o tu vida familiar.

¿Y qué pasa si aún así no lo consigo?

Pues aquí tienes una alternativa porque es posible que aún teniendo un buen plan, no consigas lo que te has propuesto.

En estos casos una estrategia del tipo «SI __________ ENTONCES _______» te puede funcionar. Se trata de ir planeando todo lo que sucederá si incumples con tu plan.

  • SI el jueves no puedo hacer ejercicio, ENTONCES el viernes me levantaré media hora antes y podré ir a correr antes de ir a trabajar.
  • SI como comida basura, ENTONCES de camino a casa pararé en un colmado a comprar lechuga para cenar.
  • SI no hago mis deberes al llegar de la escuela, ENTONCES no encenderé la televisión hasta que los haga

Si ya has intentado adquirir este hábito que tanto deseas más de una vez, seguro que también tienes claros cuáles son los obstáculos que te vas a encontrar así que en lugar de sufrir por ellos, incorpóralos a tu plan. Ten previsto qué sucederá en cada ocasión peligrosa y sabrás qué hacer para que las cosas no se compliquen más de la cuenta.

La conclusión de toda esta historia es que la motivación te sirve pero no es suficiente. Si quieres conseguir todo lo que te propones ENTONCES necesitas un plan que diga claramente CUANDO y DONDE vas a llevar a cabo tus nuevos y saludables hábitos.

Te espero en los comentarios para que me cuentes qué te ha parecido el artículo. Y ya sabes, si necesitas consultarme cualquier cosa escríbeme a patricia@psicologialafamilia.com.

Photo credit: MOVbandUK / Foter / Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 2.0 Generic (CC BY-NC-SA 2.0)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies