Si tú me dices ven. Los boleros y las parejas

08/01/2014

En todos resuenan canciones en las que aparecen frases como estas: “sin ti no soy nada”, “lo eres todo para mí”, “sin ti no puedo”, “sin tu amor me muero”…

¿Cuál es tu canción de amor favorita? ¿Recuerdas alguna canción romántica que escuchaban tus padres cuando eras pequeñ@?

Tómate cinco minutos para leer la letra de esa canción, pensar la letra y entender qué hay detrás de esas estrofas que has tarareado una y otra vez.

 Los boleros y el amor

El amor romántico

El amor romántico es considerado como un sentimiento diferente y superior a las puras necesidades fisiológicas. Las características más señaladas de este tipo de amor se confirman y difunden a través de relatos literarios, películas y canciones.

Si te has parado a leer la letra de esas canciones te habrás dado cuenta de que la mayoría hablan de un amor que debe ser para toda la vida (te querré siempre), exclusivo (no podré amar a nadie más que a ti), incondicional (te querré pase lo que pase) e implica la renuncia de uno mismo (te quiero más que a mi vida).

Parece entonces que esto no encaja con la idea de equilibrio en la pareja, ya que si hablamos de un amor incondicional, exclusivo y para siempre, tiene mas que ver con el tipo de amor que sentiría un padre hacia su hijo.

 ¿O es el tipo de amor que esperas tú de tu pareja?

 

 

¿Qué esperas tú de una relación de pareja?

Eric Berne, creador del Análisis Transaccional introdujo el término guión de vida como un plan que elaboramos en la infancia de manera inconsciente, influidos por nuestras figuras de referencia (padres, familiares, profesores…) y que vamos desarrollando a lo largo de nuestra vida.

Por ejemplo, yo puedo tener integrada la idea de que la pareja da seguridad o estabilidad. O que solo puedo ser feliz estando en pareja, buscando mi “media naranja”…

Entonces si no estoy en pareja me sentiré inseguro, pensaré que mi vida se tambalea o no me sentiré completo.

Muy diferentes a este amor romántico (incondicional y exclusivo) son las ideas de Fritz Perls, creador de la Terapia Gestalt, que en su oración Gestaltica propone una relación de adulto-adulto:

“Yo soy yo y tú eres tú

 Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas y,

Tú no estas en este mundo para cumplir las mías.

Tú eres tú y yo soy yo.

Si en algún momento o en algún punto nos encontramos,

 y  coincidimos, es hermoso.

Sino no puede remediarse.

Tú eres tú y yo soy yo. (…)”

¿Qué cambiaría si pudieras decirle esto a tu pareja? ¿O si tu pareja te lo dijera a ti? ¿Qué tipo de amor estás buscando? ¿de bolero, de película o más real?

 

 

Espero que hayas disfrutado del artículo, compártelo y haznos llegar tus dudas y opiniones.

Photo credit: Pat McDonald / Foter.com / CC BY-NC

Opt In Image

Suscríbete, es gratis y cada semana recibirás artículos y consejos para mejorar tu relación de pareja y para volver a disfrutar de tu familia

 

Si te ha gustado, compártelo ahora!
Sara Remiro

Sobre el autor

Sara Remiro

Hola, me llamo Sara Remiro, soy Psicóloga y Consteladora familiar y Sistémica. Entiendo la terapia como un espacio de crecimiento en el que poder abordar diferentes dificultades (familiares, de pareja, laborales…) en un clima de confianza y apertura.

Dejar un comentario:

Dejar un comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies