Relación entre hermanos: instrucciones de uso

04/01/2015

La relación entre hermanos no siempre es fácil y sin embargo es clave. De hecho un proverbio chino afirma: “Cuando dos hermanos trabajan juntos las montañas se convierten en oro.” ¡Que gran verdad! Aunque de momento la mayoría de las montañas sigan hechas de tierra y rocas.

La figura del hermano es la primera que un niño conoce como su par. Es una relación única y especial y una de las más duraderas en la vida de una persona. A través de ésta los individuos aprenden a socializar con iguales, a compartir, a convivir, enfrentándose a nuevas emociones, distintas de las que viven en la relación padres-hijos. Admiración, protección, celos y rivalidad, son algunos ejemplos de sentimientos que van experimentando y que pueden influir en el desarrollo de su personalidad y de su identidad.

Relación entre hermanos ¿cómo afecta el nacimiento de un hermanito?

Como siempre, por comodidad, trataré los términos en su género masculino, dando por hecho la posibilidad de intercambiarlos con los femeninos según cada situación personal así que si tienes niñas solo tienes que leer en femenino 😉

Relación entre hermanos

El nacimiento de un bebé es una ola fresca de felicidad que invade toda la familia. Bueno, en realidad no a todos porque puede ser que los hermanos sientan que su título de exclusividad queda amenazado.
Entre los factores que influyen en esta dinámica, el más importante es cómo los padres mediáis en este proceso, sobre todo preparando al hijo para el cambio que se prepara para facilitar que se adapte de la mejor forma posible.

Otro factor muy importante es la edad del niño en el momento del nacimiento del bebé. Es decir, la diferencia de edad que hay entre los hermanos puede ser sustancial para algunos aspectos de su futura relación. Vamos a ver cómo.

¿Cómo influye la diferencia de edad en la relación entre hermanos?

 

Hermanos con una diferencia de edad hasta los 3 años

Cuando los niños son muy pequeños los dos, suelen instaurar un vínculo muy fuerte y en la mayoría de los casos la relación es muy sencilla. Una dificultad en estos casos concierne las tareas de la madre y del padre que tienen que seguir ocupándose del primer hijo, aún pequeño, además de asumir los cuidados del recién nacido. Los otros problemas llegaran más tarde, cuando los niños empiezan a crecer, manifestando su propia identidad y personalidad. Los momentos de juegos podrán evidenciar las discrepancias entre ellos y provocar rivalidades y escaramuzas. No hay que preocuparse, es totalmente normal. Dejar a cada uno su proprio espacio para que experimenten de forma natural y espontanea será la solución mejor, sin obligarlos a compartir estos momentos.

Hermanos entre los 3 y los 6 años de diferencia.

Relación entre hermanosEn este caso los celos se manifiestan con más facilidad y la relación necesita alguna ayuda. Ahora que el hijo mayor empieza a pasar algún tiempo fuera de casa con el comienzo de su vida escolar, podría aparecer alguna rivalidad por dejar al pequeño solo en casa con la madre. Además, aunque muy pequeño, el mayor empieza a desarrollar habilidades importantes que quiere demostrar a sus padres, en este sentido la presencia de un hermanito “de por medio” que le toque los juguetes o entre en su espacio puede causar manifestaciones de rabia por parte del primogénito (al final del articulo encontrareis algunos consejos para solucionar estos pequeños problemas).

Hermanos con más de 6 años de diferencia.

A menudo, y erróneamente, se piensa que con una diferencia de edad muy grande las rivalidades y los celos entre hermanos se reducen mucho. La verdad es que la situación no siempre es tan fácil. El hermano mayor que ha estado viviendo muchos años de su vida como hijo único se encuentra ahora que debe compartir su papel con otra persona. La exclusividad de la que disfrutaba durante todos estos años y el espacio conquistado dentro del núcleo familiar están ahora amenazados por la nueva criatura. No solo, el mayor está creciendo y madurando y empieza a reclamar una cierta autonomía. Aquí tampoco hay que preocuparse demasiado, con el pasar de los años es probable que se convierta en un punto de referencia por el más pequeño, ofreciéndole protección y apoyo.

¿Qué puedes hacer para mejorar la relación entre hermanos?

  • Antes de que el bebé nazca, ayuda al hijo mayor a prepararse emocionalmente para que pueda adaptarse al nuevo cambio en la mejor manera posible, respetando sus tiempos y sus espacios. Explícale lo que va a pasar y asegúrale que tus sentimientos hacia él no cambiarán. Pero sobretodo destaca que él seguirá siendo el primero pero que además ahora se le añade una nueva responsabilidad: también será el hermano mayor.
  • Involucra al hijo mayor en los cuidados del recién nacido, sin tratarle como un babysitter, pero sí compartiendo con él los momentos que quitan vuestra atención para dársela al pequeño. Según su edad, esta puede ser también una forma muy saludable para empezar a responsabilizarle de pequeñas tareas, además de promover el vínculo entre hermanos.
  • Cosa fundamental, evita hacer comparaciones, para no crear otros pretextos en los que fomentar rivalidades y celos. Cada uno tiene sus puntos fuertes y sus debilidades. Valora a cada uno de ellos por separado, no tienen que competir y por tanto no tiene sentido compararles todo el tiempo. Si les ayudas a identificar su propia personalidad también estarás contribuyendo a que desarrollen una buena autoestima.
  • Dedica tiempo y atención de forma similar a los dos, ya sea juntos que por separado. Es útil marcar limites donde uno quiera llamar la atención justo en el momento en que estáis ocupados con el otro, para que puedan aprender a gestionar los momentos y los espacios en los cuales vosotros no estáis disponible. Y p0r supuesto que hacer actividades “de mayor” a solas con el hermano mayor, le ayudarán a soportar mejor los momentos en los que no puedes estar por él.
  • Deja que ellos mismos estructuren cómo compartir juegos y actividad juntos, creando momentos de complicidad. Es importante fomentar la colaboración y la comunicación, pero sin obligarles a que compartan en todo momento tiempos y espacios, al fin y al cabo son personas distintas con edades distintas e intereses distintos y necesitan desarrollar su propia individualidad.

Si con estas pautas sigues teniendo dificultades para gestionar la relación entre tus hijos, no dudes en escribirnos, podemos ayudarte a conseguir que la paz vuelva a tu hogar y a que la relación entre hermanos funcione como tu quieres.

 

 

Foto 1:Frankie Welcomes Andrew

Foto 2:Big sister helping little brother

 

Opt In Image

Suscríbete, es gratis y cada semana recibirás artículos y consejos para mejorar tu relación de pareja y para volver a disfrutar de tu familia

 

Si te ha gustado, compártelo ahora!
Francesca Cassisa

Sobre el autor

Francesca Cassisa

Francesca Cassisa es Psicóloga infantil y juvenil en Madrid, especializada en el desarrollo de los niños en su entorno familiar y en los principales contextos educativos.

Dejar un comentario:

Dejar un comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies