¿Quieres saber cómo ayudar a tus hijos a adaptarse al divorcio?

21/03/2014

Las consecuencias de la separación y el divorcio sobre los niños han sido estudiadas por distintos autores. Cuando estudiaban la diferencia entre los hijos de padres divorciados y los hijos que seguían conviviendo con ambos progenitores, encontraban diferencias negativas como un peor rendimiento en la escuela, ansiedad y otros miedos, problemas de conducta, de autoestima… Estos datos muchas veces provenían de estudios hechos en otros países como Estados Unidos. Ahora sabemos que la inmensa mayoría de los niños y adolescentes se adaptan bien al divorcio de sus padres y hemos podido identificar los factores que hacen que se adapten con mayor facilidad y los factores que pueden hacer que este proceso se complique. En este artículo os hablaremos de los factores clave para que los niños y adolescentes se adapten con el menor sufrimiento posible a la nueva situación.

Cortesía de David Castillo Dominici / FreeDigitalPhotos.net

Cortesía de David Castillo Dominici / FreeDigitalPhotos.net

La adaptación de los adultos al divorcio

La adaptación de los adultos al divorcio es clave para entender la adaptación de los hijos. Si los mayores se encallan en el conflicto difícilmente podrán pasar página los hijos así que ante los problemas de adaptación de los niños los psicólogos tenemos que mirar hacia arriba en su árbol genealógico para entender lo que puede estar pasando. Hay algunos factores que nos dan pistas de si los mayores han podido adaptarse a la nueva situación:

  • La presencia de dificultades psicológicas y emocionales: El enfado hacia la expareja, la idea de que nunca se podrá superar la separación, las dificultades para aceptar que la separación sea definitiva o el interés excesivo por las actividades de la expareja nos dan pistas de que la adaptación a la separación todavía no ha terminado. Sabemos por el resultado de un estudio que si las madres tienen síntomas de depresión, hay más posibilidades de que los niños tengan problemas de conducta y en cambio si las madres se sienten bien estas probabilidades bajan. Es fácil de explicar, tanto para madres como para padres. Seguro que habéis notado que cuando no os sentís bien tenéis menos paciencia, menos tiempo y ganas de jugar o prestar atención a los hijos, puedes ser muy estricto un día y más pasota al otro… y todo esto si dura en el tiempo puede tener consecuencias.
  • El conflicto con la expareja que refleja discusiones y desacuerdos que pueden ser constantes con el o la ex también nos indican que la separación aún no está cerrada. La consecuencia más grave que pueden sufrir los hijos cuando este conflicto se alarga es que sean usados como moneda de cambio o que se les pida que espíen a la expareja (¿y qué hace tu madre el fin de semana, todavía queda con esa amiga?, ¿y cómo es la nueva novia de tu padre?, ¿y qué dice de mí la abuela?…). Por desgracia, no es extraño que veamos en nuestro entorno cómo l@s hij@s reciben la agresividad, la rabia o la ira de sus padres y cómo incluso son utilizados para hacer daño al ex. Entender que el daño que ha causado la separación es un asunto entre adultos y que dejar a un@ menor “huérfano” para castigar al progenitor que ha decidido romper la relación puede ser incluso considerado una forma de maltrato, es muy importante para proteger a los niños y adolescentes.

    Corazón roto

    Cortesía de cuteimage / Freedigitalphotos.net

  • Conflicto de lealtades: Cuando el hijo sabe que quiere a dos personas, a su madre y a su padres, y que estas dos personas no solo no se quieren sino que además le parece que se odian, se encuentra metido a la fuerza en un conflicto de lealtades. Sabe que a su madre no le gusta escuchar maravillas de su padre y sabe que su padre no lo gusta que le hable bien de la madre. Estas situaciones causan un gran sufrimiento como os explicamos en vídeo más abajo. Sin embargo lo peor que pueden sufrir es que se les obligue a elegir entre uno y otro por eso es tan importante que los adultos puedan decidir juntos y no deleguen estas decisiones difíciles en los hijos.
  • El nivel de soledad o el hecho de que contemplen la posibilidad de volver a tener una relación de pareja en el futuro también nos dan pistas de cómo va la situación.
  • Sus creencias sobre cuáles han sido las consecuencias de la separación o el divorcio para los hijos: si creen que han empeorado en la escuela o creen que a raíz de la separación se llevan peor con el otro progenitor, si ha empeorado su situación económica… todo ellos nos indica que el período de adaptación aún no ha terminado.
  • La capacidad de perdonar a la ex pareja. La deportividad que nos sirve para aceptar la derrota en cualquier juego, deberíamos llevarla también al terreno de las relaciones de pareja. Sabemos que sufren mucho menos l@s hij@s cuyos padres son capaces de mirar hacia adelante, de ser flexibles, de crear una nueva forma de organización que sea más fácil para los niños y que los padres también se sientan lo mejor posible. El perdón a la ex pareja es uno de los factores que más protege a los menores.
David Castillo Dominici / FreeDigitalPhotos.net

David Castillo Dominici / FreeDigitalPhotos.net

La capacidad de los padres de seguir funcionando como un equipo

La coparentalidad es la capacidad de los padres de seguir funcionando como un equipo a pesar de su ruptura como pareja. Cuando un padre y una madre (o dos madres, o dos padres) a pesar de romper su relación sentimental son capaces de seguir tomando decisiones juntos, cuando son capaces de poner por delante de su conflicto, las necesidades de los menores, entonces las posibilidades que tienen de adaptarse son mucho mayores. De hecho, a mayor apoyo y ayuda de la expareja, mejor es el estado de los niñ@s.

Es importante también la personalidad del niño, el apoyo del entorno y muchas otras variables pero si se cumplen los dos factores anteriores, los menores tienen muchas probabilidades de superar la situación con tranquilidad. De hecho son muchos los estudios que se han hecho que han demostrado que las dificultades para adaptarse al divorcio no son tanto una consecuencia de la separación, aunque sabemos que es una situación de riesgo, sino del proceso que se ponen en marcha para configurar una nueva organización familiar.

Consecuencias del divorcio en los niños

Haz clic para ver el vídeo

Resumiendo, si quieres que tus hijos estén bien, lo mejor que puedes hacer es cuidarte, intentar sentirte lo mejor posible y hacer los cambios necesarios para poder volver a disfrutar de la vida. Es fundamental entender que la forma en que reaccionan los padres ante la separación condicionará la forma en que lo vivirán los hijos.

En estos momentos son pocos los profesionales que están especializados en la cuestiones que tienen que ver con la nueva forma de funcionar de la familia cuando se produce una separación o divorcio. Si necesitas ayuda en el proceso de adaptarte a la separación o el divorcio, cuenta con nosotros! Estamos aquí para acompañarte.

Si quieres saber más no te pierdas este artículo: Ajuste al divorcio de los progenitores y problemas de conducta en hijos de familias separadas Yárnoz-Yaben, S.; Comino, P.; Garmendia, A. Infancia y Aprendizaje, 2012, 35 (1), 37-47

Opt In Image

Suscríbete, es gratis y cada semana recibirás artículos y consejos para mejorar tu relación de pareja y para volver a disfrutar de tu familia

 

Si te ha gustado, compártelo ahora!
Patricia Maguet Levy

Sobre el autor

Patricia Maguet Levy

¿Te ha gustado este post? Compártelo y ayúdanos a difundirlo. Puedes copiarlo o inspirarte en él para redactar tu propio post pero no olvides citar la fuente! Síguenos en otras redes sociales y Suscríbete para no perderte ningún post

Seguir Patricia Maguet Levy:

Dejar un comentario:

Dejar un comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies