Por qué soy terapeuta familiar

31/05/2012

Mucha gente se pregunta por qué los psicólogos hemos elegido esta profesión. ¿Será porque nosotros tenemos muchos problemas e intentamos entendernos aprendiendo psicología?

Imagino que cada profesional tendrá su respuesta. En mi caso durante muchos años pensé que quería ser médico pero siempre me imaginaba al lado del paciente, escuchándole, dándole apoyo, acompañándole… y a mis 18 años pensé que la carrera que más se parecía a lo que quería hacer era psicología.

Los estudios no se parecieron demasiado a lo que esperaba pero al poco de terminar empecé a trabajar como psicóloga con personas con esclerosis múltiple en el Hospital de Día de la Fundación Esclerosis Múltiple en Barcelona. La atención que allí se ofrece es multidisciplinar y muy especializada pero, eso sí, muy centrada en las personas que tienen la enfermedad. Al inicio me adapté a este funcionamiento pero con el tiempo fui conociendo a los familiares o supe de ellos a través de otros profesionales del hospital de día.

Descubrí con gran sorpresa que las historias que explicaban los maridos y mujeres, los hijos, los amigos o los compañeros de trabajo, no coincidían con lo que a mi me explicaban los afectados.

¿Me estaban engañando? ¿O quizás cada uno de ellos estaba viviendo y sintiendo la situación de una forma totalmente distinta? En mi cabeza de agolparon un montón de dudas e inquietudes y decidí empezar a formarme en terapia familiar sistémica. Comencé en Kine con Luis Santiago Almazán y continué con tres años más de formación en la Escuela de Terapia Familiar del Hospital de Sant Pau de Barcelona con maestros que cambiaron para siempre mi forma de trabajar.

Como trabajo de fin de master elegí estudiar más a fondo las relaciones de pareja en las que uno de los miembros tenía esclerosis múltiple. Las conclusiones de mi tesina fueron que los cónyuges sin esclerosis múltiple, tenían más problemas emocionales como ansiedad o depresión, que las propias personas afectadas.

La moraleja de la historia está bastante clara. Cuando un miembro de la familia sufre por el motivo que sea (enfermedad, pérdida del trabajo, depresión…) todas las personas que están a su alrededor sufren también.

Y si en lugar de tratar únicamente a una persona contamos con su red de apoyo, habrá más posibilidades de que se produzcan cambios y de que éstos sean más rápidos y potentes. Como en Fuenteovejuna, si todos vamos a una, recuperar el bienestar y la felicidad es posible!

Opt In Image

Suscríbete, es gratis y cada semana recibirás artículos y consejos para mejorar tu relación de pareja y para volver a disfrutar de tu familia

 

Si te ha gustado, compártelo ahora!
Patricia Maguet Levy

Sobre el autor

Patricia Maguet Levy

¿Te ha gustado este post? Compártelo y ayúdanos a difundirlo. Puedes copiarlo o inspirarte en él para redactar tu propio post pero no olvides citar la fuente! Síguenos en otras redes sociales y Suscríbete para no perderte ningún post

Seguir Patricia Maguet Levy:

Dejar un comentario:

Dejar un comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies