¿Por qué hacemos venir a los padres cuando nos consultan por un niño?

06/11/2014

Los hijos son el motivo más habitual por el que nos consultan las familias. Ya sea por hijos pequeños o adolescentes, la preocupación por su comportamiento, por su estado de ánimo o por su rendimiento en la escuela es de lo que más te preocupa como padre o como madre.

A la primera cita siempre te citamos a ti con tu pareja, queremos que los adultos podáis hablar con total libertad de lo que ha sucedido o de lo que os está preocupando sin tener que medir vuestras palabras porque vuestros hijos están escuchando. En esta primera visita te pediremos también que nos cuentes qué es lo que habéis ido intentando para mejorar la situación y sobretodo qué es lo que no os ha funcionado para no volver a repetirlo.

Pero en función de lo que nos hayáis explicado puede ser que te volvamos a citar para la siguiente sesión.

¿Por qué hacemos venir a los padres cuando nos consultan por un niño?

por-que-hacemos-venir-a-los-padres-cuando-nos-consultan-por-un-niñoAlgunos padres sacan la conclusión precipitada de que la culpa de lo que está sucediendo es suya y por eso les hacemos volver. Sin embargo son otros los motivos que hacen que sea fundamental para nosotros contar contigo.

En la organización familiar, todos los miembros ocupáis un lugar y tenéis asignado un papel que permite un orden y un funcionamiento que os dan seguridad a todos.

Este orden, a menudo, no es razonado sino que se va creando a medida que se va desarrollando la vida de la familia y suele estar relacionado con todo lo que has aprendido en tu familia de origen acerca de cómo debes organizarte. En algunos casos querrás repetir lo que viviste en tu infancia y en otros casos querrás luchar para no repetir los esquemas que te hicieron sufrir. Pero tanto en un caso como en el otro, tus vivencias y las de tu pareja, estarán relacionadas con la organización de vuestra familia.

Por otra parte el orden también depende de la forma de ser de cada miembro de tu familia pero también de una serie de hechos que os afectan pero que no está directamente en vuestras manos cambiar. Por ejemplo la situación económica que estamos viviendo,  algún problema de salud grave…

En cualquier caso, si te hacemos sentir culpable de lo que está sucediendo, lo más probable es que no te veas capaz de poner cambios en marcha así que olvídate de la culpa. Te necesitamos para hacer que la vida de tu hijo o de tu hija sea mejor, ¡eres indispensable!

Los padres no son los culpables de los problemas de los hijos,
pero son los protagonistas de la solución
Salvador Minuchin, psiquiatra pionero de la terapia familiar

 

¿Cómo se organizan las familias?

Voy a contarte dos de las variables a las que prestamos atención cuando estudiamos la organización de una familia.

1. Los límites entre generaciones

Normalmente al hablar de la familia verás que hacemos unos dibujos, el genograma, que nos permiten entender cómo es tu familia. Cuántos hijos tienes, de qué edades, están vivos o no tus padres, cuántos hermanos tienes, dónde vive cada uno, qué miembros tienen sus familias… De esta forma vamos viendo cómo es cada generación de tu familia y a través de las preguntas que te iremos haciendo, veremos si la jerarquía funciona o si hay un poco de desorden.

Te lo contaré con un ejemplo para que te sea más fácil de entender. Vamos a suponer que por la situación de crisis actual tu pareja ha tenido que emigrar temporalmente a trabajar a un país extranjero. Tú te has quedado a cargo de tus tres hijos que evidentemente hay ocasiones en los que te hacen sentir desbordad@. Tienes poco tiempo para la vida social así que sin darte cuenta has convertido a tu hija mayor en tu confesora, a ella le cuentas tus penas, te desahogas e incluso alguna vez le has llegado a hablar de tu vida sexual a pesar de que ella solamente tiene 16 años.

Este es un ejemplo de una situación en la que no se han respetado los límites entre generaciones. La chica del ejemplo recibe una información que no le corresponde saber por el lugar que ocupa en la jerarquía familiar y que seguramente le causa malestar ya que no tiene la madurez suficiente para afrontar dificultades que propias de personas adultas y no de una adolescente. La preocupación le puede complicar que se concentre en los estudios o esta proximidad privilegiada con uno de los adultos puede hacer que algún otro hermano le tenga celos. Este desorden puede traer algunas consecuencias que pueden interferir con las relaciones familiares y que se solucionarán restableciendo el orden.

 

2. Del orden al caos

Además de respetar el orden jerárquico, también hay familias más o menos ordenadas en su funcionamiento cotidiano. Seguro que conoces familias en las que la hora de comer es sagrada, y cada cosas tiene su tiempo y su lugar adecuados según las normas familiares. En cambio hay familias más caóticas en las que no se sabe nunca cuando se va a comer, los niños se acuestan cada día a una hora diferente, la gente entra y sale de casa sin dar explicaciones, algunos cumpleaños se celebran y otros por despiste no…

En estos casos tanto el orden excesivo y rígido como el caos absoluto pueden traer complicaciones y de nuevo para los psicólogos será mucho más útil trabajar con los adultos para buscar la mejor opción para un buen funcionamiento familiar.

Desengáñate, no hay una forma ideal de organizar una familia pero es cierto que esta organización la podéis modificar solamente los adultos y los beneficios pueden ser enormes para tus hijos. Si crees que tu familia puede estar un poco desordenada, ya sabes, consúltanos y nos ponemos en marcha. 

 

Opt In Image

Suscríbete, es gratis y cada semana recibirás artículos y consejos para mejorar tu relación de pareja y para volver a disfrutar de tu familia

 

Si te ha gustado, compártelo ahora!
Patricia Maguet Levy

Sobre el autor

Patricia Maguet Levy

¿Te ha gustado este post? Compártelo y ayúdanos a difundirlo. Puedes copiarlo o inspirarte en él para redactar tu propio post pero no olvides citar la fuente! Síguenos en otras redes sociales y Suscríbete para no perderte ningún post

Seguir Patricia Maguet Levy:

Dejar un comentario:

Dejar un comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies