Mamá, ¡vamos a relajarnos! Estrategias para niños inquietos

03/07/2014

En mi último artículo te hablaba de la conducta impulsiva  y de los recursos necesarios para manejarla. Niños inquietos, que no paran un momento, con sus rabietas y gritos, llegando incluso, en algunas ocasiones, a ser agresivos con los que les rodean y que les quieren. ¿Cómo puedes comportarte durante y después de estos episodios? ¿Qué estrategias puedes utilizar y en qué momentos?

¿Cuáles deben ser las consecuencias inmediatas?

 

Niños inquietos

Los niños con problemas de impulsividad, entre otras cosas, necesitan orden y firmeza, además de cuidado y una ayuda para regular sus propias emociones. Las estrategias que conocemos pueden ser muy eficaces si son utilizadas en el momento adecuado.

Hemos visto que, tras un episodio de rabia y descontrol del niño, es útil poner en práctica los siguientes recursos:

  • Mantener la calma y permanecer firmes. No chillar más que el niño, ni entrar en discusión para no seguir reforzando su conducta.
  • Alejarse físicamente (solo si es seguro y posible) y afectivamente, además de aplicar un correctivo adecuado, son los recursos inmediatos más funcionales en estos momentos, ya tendréis tiempo más tarde para retomar el tema de manera relajada y más efectiva.

Estrategia para orientar la conducta de los niños impulsivos

La Economía de Fichas (o Token Economy, como la llaman los americanos) es una técnica muy buena para orientar la conducta de los niños impulsivos y sobre todo poco obedientes. ¿Cómo funciona esta técnica?
Los elementos fundamentales son 3:

  • Utilizar como fichas objetos pequeños y cuantificables;
  • Escoger un refuerzo o recompensa significativo al niño que obtendrá a cambio del número de fichas que hayamos decidido al principio y que él debe tener muy claro;
  • Planear unas tareas claras y precisas.

La técnica consiste en asignar una ficha cada vez que el niño lleva a termino una de las tareas requeridas o una conducta positiva anteriormente programada con él/ella. Por ejemplo, vestirse por la mañana en un tiempo adecuado u ordenar el cuarto después haber jugado. De esta manera se asigna una ficha cada vez que el niño se viste sin rabietas y sin perder demasiado tiempo (podría ser, cada día una ficha) o cada vez que ordena la habitación después haberla puesto patas arriba con sus juguetes. Al final de la semana al niño se le dará, o no, un refuerzo positivo, según el número de fichas pautadas; es decir, según el rumbo de toda la semana, dependiendo de cuantas fichas haya obtenido, el niño podrá conseguir, o no, algo que le haga mucha ilusión, sintiéndose responsable personalmente por su esfuerzo y su buena conducta.

 

 Algunas ideas divertidas sobre las fichas:

  • Utilizar fichas del juego del Scrabble con letras (o algo similar) de forma que el niño reciba la recompensa cuando ha conseguido todas las letras de su nombre.
  • Utilizar pegatinas, gumets o stickers como fichas y pegarlas en una cartulina puesta en la pared o apuntar con rotuladores, en la misma cartulina, colores distintos según la conducta actuada.
  • Otra idea es la de buscar una imagen relacionada con el refuerzo, o sacarle una foto, y recortar la figura en trozos pequeños, que funcionaran de fichas, para recomponerlos como puzzle a cada tarea terminada con éxito.

Es importante ser creativos y motivar al niño para que, a pesar de la recompensa final pautada, encuentre un sentido y un sostén positivo durante su buena conducta.

Estrategias para cuando amaina la tormenta y vuelve la calma

Pasado un tiempo, cuando el niño se haya tranquilizado, es bueno retomar el tema para explicarle la situación y averiguar junto a él, lo que ha ocurrido. Tras una retirada afectiva es muy importante practicar ejercicios para reforzar el vínculo, además de técnicas de relajación, para mostrarle que vuestro enfado o rechazo anterior es relacionado exclusivamente con su mala conducta. En este sentido, hay que tener cuidado considerando mala la conducta y no el niño.

Es bueno dedicar un rato todos los días a hacer un poco de balance, por ejemplo por la noche al acostarse y así vamos ayudando al niño a pararse, observarse y hacer una valoración de cómo ha ido el día.

La lectura de cuentos o historias es muy buena para relajar al niño y restablecer el vínculo afectivo, sobre todo con los más pequeños, de esta manera se dará cuenta de que seguís queriéndole y disfrutando del tiempo con él.

técnica del volcán
Otra técnica muy utilizada es la del Volcán. La técnica consiste en el ayudarlo a reconocer sus sensaciones anteriores al enfado y a relacionarles con imágenes precisas o colores, para que el niño aprenda solo a controlarse tomando consciencia de lo que le pasa en esos momentos. El calor que siente a la altura del estomago, o alrededor de la cabeza, o en alguna otra parte de su cuerpo, se puede asociar a la 

imagen de un volcán que está a punto de explotar y de dejar salir toda su lava. Reconocida la imagen y la sensación antes de que se manifieste, será la visualización de otras imágenes o colores que el niño mismo escoja como más calmantes a reconducirle a una situación de equilibrio interno y racionalidad.

También son muy importantes son los ejercicios de respiración y relajación muscular, utilizados también en la reeducación psicomotriz. Hay muchas alternativas pero una de ellas consiste en tensar y destensar las diferentes partes del cuerpo para que el niño vaya aprendiendo a diferenciar las dos sensaciones. Podemos empezar por la cara, los brazos, las manos, las piernas y los pies…  Es fundamental que el niño haga los movimientos despacio y entienda muy bien la diferencia entre estado de tensión y de distensión. De esta forma y con mucha práctica, el niño reconocerá enseguida cuándo se está tensando y podrá actuar enseguida para calmarse.

El deporte y la música, en fin, son instrumentos muy eficaces para descargar de forma positiva las energías extra y relajarse.

Ajedrez para niños inquietosCon los niños más mayores y los adolescentes, un recurso muy utilizado es el juego del ajedrez, una forma dirigida y controlada de externalizar la agresividad del niño (con la lucha simbólica para matar al rey), aprendiendo a respetar las normas y su propio turno, y poniendo a prueba continua su atención, su memoria y sus capacidades de planificación intelectual.

 

 

 

En definitiva, ayudar a vuestros hijos a reconocer sus emociones, regularlas y expresarlas es lo principal, encontrando junto a ellos, estrategias para cuando están cansados, preocupados, tristes o enfadados. Seguiremos hablando de educación emocional per mientras tanto recuerda que puedes llamarnos al 696450377 si necesitas hablar más sobre este tema, o pedirnos hora para que podamos echarte un cable si tienes en casa un niño inquieto.

Image 1: ‘Stretching  http://www.flickr.com/photos/83905817@N08/7676589930 Found on flickrcc.net
Image 2: ‘The Day the Volcano Erupted – A Halloween Horror Story  http://www.flickr.com/photos/39405339@N00/5127279893 Found on flickrcc.net
Image 3: ‘SONY RX100 foto 6‘  http://www.flickr.com/photos/11071966@N00/7631830136 Found on flickrcc.net

Opt In Image

Suscríbete, es gratis y cada semana recibirás artículos y consejos para mejorar tu relación de pareja y para volver a disfrutar de tu familia

 

Si te ha gustado, compártelo ahora!
Francesca Cassisa

Sobre el autor

Francesca Cassisa

Francesca Cassisa es Psicóloga infantil y juvenil en Madrid, especializada en el desarrollo de los niños en su entorno familiar y en los principales contextos educativos.

Dejar un comentario:

Dejar un comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies