Lecciones de sexo de los bonobos

09/11/2013

Descubrí a los bonobos en una serie de la televisión de Catalunya, TV3 que se llamaba Sagrada Familia. Siempre me han apasionado las familias y en esta serie, el padre, siempre que tenía tiempo libre veía documentales de animales (en VHS ;-). Recuerdo un capítulo en el que discutía con su mujer y ese mismo día ponía un documental en el que se explicaba que los bonobos solucionaban sus problemas practicando sexo. Se le iluminaron los ojos

Y justamente hoy he topado con un artículo de un psicólogo llamado Christopher Ryan en el que nos propone varias cosas que podemos aprender de los bonobos. Así que hoy… el post va de sexo y de monos.

El sexo y los bonobos

¿Qué podemos aprender de los bonobos? Foto de Flickrcc.

Parece que los bonobos son uno de los animales más sexuales que existen y como buenos practicantes eligen hacer el amor y no la guerra cuando se trata de resolver conflictos. Vamos a ver cuatro cosas que podemos aprender de los bonobos que quizás nos sirvan de inspiración:

1. Cuánto más sexo, menos conflicto: Parece que el primatólogo Frans de Waal descubrió que mientras que los chimpancés usan la fuerza para tener sexo, los bonobos usan el sexo para evitar la violencia. Otro experto, James Prescott, demostró  que en humanos también es cierto que existe una relación entre una sexualidad menos restrictiva y una tasa menor de conflictos. Moraleja: el sexo  no solo favorece la proximidad y reduce la tensión y la ansiedad sino que parece que puede ser una buena manera de reducir los conflictos de pareja.

2. Las hembras bonobos, a pesar de ser mucho más pequeñas que los machos, se unen para defender a cualquier “hermana”. Si un macho molesta o acosa a una hembra, todas las hembras del grupo se unen y se vuelven contra él. Parece que en el caso de los bonobos, la combinación de solidaridad fraternal y sexo frecuente es la mejor estrategia para evitar la violencia, otra fuente de inspiración.

3. La promiscuidad y la falta de celos también caracterizan a los bonobos a pesar de que son muy románticos: se besan, se cogen de las manos y se miran a los ojos cuando tienen relaciones sexuales. Sin embargo no parecen prestar ninguna atención especial a la vida sexual del resto de su grupo y ahí sí son muy diferentes de los humanos aunque solo sea por lo mucho que nos gusta chafardear.

4. Por último, las sociedades “bonobas” se parecen más a un matriarcado, las mujeres llevan las riendas y parece que no solo su vida es mejor sino que también tienen más calidad de vida los hombres y el resto del grupo.  En esto coincide John Gottman que ha descubierto que cuando los hombres son capaces de dejarse influir por las mujeres, pueden construir relaciones de pareja más sólidas y duraderas.

Y hasta aquí las lecciones de los bonobos, algunas realmente inspiradoras y otras mucho más controvertidas. ¿Conocíais a los bonobos y su intensa vida sexual? Comentad, comentad tanto como queráis, y por supuesto ya sabés que podéis compartir el post.

Os dejo con otros Bonobos, unos que no son monos sino músicos y que también nos invitan a disfrutar con su tema “Viu-la que la vida viu en l’ara”

 

 

 

Opt In Image

Suscríbete, es gratis y cada semana recibirás artículos y consejos para mejorar tu relación de pareja y para volver a disfrutar de tu familia

 

Si te ha gustado, compártelo ahora!
Patricia Maguet Levy

Sobre el autor

Patricia Maguet Levy

¿Te ha gustado este post? Compártelo y ayúdanos a difundirlo. Puedes copiarlo o inspirarte en él para redactar tu propio post pero no olvides citar la fuente! Síguenos en otras redes sociales y Suscríbete para no perderte ningún post

Seguir Patricia Maguet Levy:

Dejar un comentario:

Dejar un comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies