El nacimiento de una madre

30/04/2015

Cuando nace un bebé llega uno de los momentos más felices de la historia de una familia, pero muchas veces se nos olvida que a este momento tan especial corresponde otro muy importante: el nacimiento de una madre.

Os pido disculpas a todos los maridos y padres por dejaros atrás en esta circunstancia. Reconozco el rol fundamental que ejercéis en la educación y crecimiento de vuestros hijos a la vez que compartís con vuestras parejas este momento tan maravilloso y complejo al mismo tiempo. Por estas razones, os invito sobre todo a vosotros a leer este artículo, para poder entender aun mejor lo que pasa en la vida de vuestra mujer durante estos meses.

“Ya han pasado dos meses y parece solo ayer cuando venía al mundo esta nueva criatura, un milagro de la naturaleza. Ahora existe otra yo, hecha por los mismos intereses y los mismos valores, pero algo más se añade a la lista, algo aun más importante. Una nueva vida ha entrado en la mía y ahora depende totalmente de mí.

Hace dos meses nacía la pequeña Vittoria, y con ella también nacía una nueva yo, su madre.”

 

El nacimiento de una madre

 

Ser madre es una experiencia única y maravillosa que cambia totalmente la vida de una mujer. Tener un hijo ejerce un cambio sobre la identidad y las creencias de la futura mamá e influye en las relaciones con las personas más cercanas, siendo ocasión para remodelar su historia personal y su rol dentro y fuera de la familia. Claramente este papel no se activa de repente con la llegada del bebé, más bien va construyéndose durante nueve meses y mucho más. En primer lugar con la preparación para el embarazo y posteriormente a través de 3 etapas temporales: los meses de embarazo, el momento del parto, y la vuelta a casa con vuestro bebé. Esta última fase representa solo el principio de esa mágica aventura llamada maternidad y se merece un artículo aparte que podréis leer más adelante.

 

el nacimiento de una madre

¿Qué ocurre durante el embarazo?

Durante estos nueve largos meses la futura mamá va empezando su transformación. Igual que su físico va tomando forma y tamaño, también la mente da pie a su metamorfosis. Su cabeza es como un laboratorio en constante actividad; piensa y repiensa, imagina su futuro y su bebé. En la configuración de lo que se podría llamar “bebé imaginario”, o sea un esbozo ideal del futuro niño que va formándose en la mente y en las expectativas de la mujer, cuentan sobre todo sus prioridades dentro de la escala de valores y creencias, sus miedos y sus esperanzas.

Daniel Stern, psicólogo y psiquiatra infantil estadounidense, en su libro “Nacimiento de una madre”, del cual he sacado el título de este artículo y que os aconsejo tener en la vuestra biblioteca personal, refiere como una mujer embarazada le confesó querer que su hijo fuera una combinación entre Albert Einstein y el actor americano Mel Gibson, con el deseo de que su bebé tuviera una buena dosis de inteligencia y sex appeal.
El-nacimiento-de-una-madre
La construcción de esta figura idealizada empieza a partir de los cuatro meses, momento desde el cual el embarazo tiene muchas más probabilidades de llegar a su término, y se para alrededor del octavo mes. A través de las ecografías y las primeras pataditas dentro de la barriga, la futura madre da libre curso a sus fantasías en la creación de este hipotético bebé. Empieza las primeras compras; la ropa, los pañales, el carrito, la cuna… puede que hasta pinte su habitación. Algunas madres afirman no ocurrirles todo esto, pero también la sola discusión con la pareja sobre cuál será su nombre podría expresar determinadas características deseadas. En el último mes esta imagen va poco a poco desapareciendo, muy pronto el niño real vendrá al mundo y la madre necesita protegerse a sí misma y al futuro bebé de un posible fracaso debido a la comparación entre los dos. ¿Qué pasaría si fueran totalmente discordantes y el recién nacido no respondiera a las expectativas tanto deseadas durante estos meses? Es una posibilidad que hay que tener en cuenta, pero de momento mejor eliminar los eventuales competidores.

 

El parto: momento de transición.

Positiva o negativa que haya sido, la experiencia del parto se queda grabada en la memoria de la mujer, aunque esta afirme a veces haber olvidado todo. El parto es como un puente, es un momento de transición en el cual la mujer está suspendida en el tiempo, entre dos realidades; está cansada y alumbrada y muchas veces aún no se ha dado cuenta de lo que le está esperando. El bebé con el cual entra en contacto directo por primera vez es algo muy familiar y extraño a la vez.

“Tras 14 largas horas de espera y trabajo, por fin esta cosita tan pequeña e indefensa decidió venir al mundo. Empujaba desde dentro contra mi hueso sagrado y la sensación era todo excepto bonita. Había decidido junto a mi marido no saber el sexo durante todo el embarazo, tanto que hasta entonces le habíamos bautizado Numero 1, un apodo aparentemente aséptico, pero que a nosotros nos daba la sensación de desearle fuerza y éxito en su vida futura. Y fue entonces que salió a la luz, con todo su esplendor y su ternura, una maravillosa princesa…me la pusieron en el pecho y empecé a mirarla, a mirarla de verdad, por primera vez. Qué sensación increíble… acababa de conocer a mi hija.”

La vuelta a casa es como un regreso a la realidad. Después estos meses raros, el parto y la estancia en el limbo del hospital, ahora empezará la aventura más increíble, no solo por la neo mamá si no por toda su familia. Que sea primeriza o que tenga ya hijos, en el próximo artículo os contaré la situaciones más comunes, los problemas y los miedos, intentando ofreceros algunos consejos sobre cómo sobrevivir a esta nueva vida cotidiana.

Mientras tanto te dejo las lecturas que me están acompañando en este período y que seguro que te ayudarán a ti también:

 

Opt In Image

Suscríbete, es gratis y cada semana recibirás artículos y consejos para mejorar tu relación de pareja y para volver a disfrutar de tu familia

 

Si te ha gustado, compártelo ahora!
Francesca Cassisa

Sobre el autor

Francesca Cassisa

Francesca Cassisa es Psicóloga infantil y juvenil en Madrid, especializada en el desarrollo de los niños en su entorno familiar y en los principales contextos educativos.

Dejar un comentario:

Dejar un comentario:

Read Next

Adicción a internet, vídeo-juegos, redes sociales …

Empieza a ser más que habitual que el motivo por el que me consultan unos padres tenga que ver con la adicción a internet, a los vídeo-juegos, a las redes sociales o a las nuevas tecnologías. Niños y adolescentes que ansían tener tiempo libre para dedicarse en exclusiva a su tablet, a su móvil, a su consola etc. y que llegan a agredir a sus ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies