Educar no es tan difícil, ¿o sí?

12/12/2014

Ayer estuve en la conferencia que impartió María Jesús Comellas, maestra y Doctora en Psicología, en El Vendrell para presentar su libro Educar no es tan difícil. Un título provocador para un libro que nos anima a recuperar el sentido común para acompañar a nuestros hijos en su proceso de maduración.

Maria Jesús ComellasLa charla fue realmente amena, la larga experiencia de Comellas le permite ilustrar sus puntos de vista con cientos de ejemplos: algunos hicieron que me riera a carcajadas, en otros me sentí reflejada y me hizo plantear si realmente voy por buen camino y en otros todos los presentes no echábamos las manos a la cabeza, no nos lo podíamos creer.

Te explicaré algunos de los puntos que más me llamaron la atención pero si te parece interesante lo mejor será que leas su libro y sobretodo que lo lleves a la práctica:

Educar no es tan difícil

 

De los 2-3 años a los 6 años estamos en la edad de la protesta. ¿Lo sabías? Yo creo que uno de los motivos por los que sufrimos más los padres hoy en día, es porque no tenemos claro qué podemos esperar de nuestros hijos en función de la edad que tienen. Si tu hijo o tu hija está en esta franja de su vida es probable que tengas que convivir con quejas, rabietas, pataletas y todo tipo de formas de protestas. No hay más que intentar llevarlo lo mejor posible sabiendo que no durará para siempre. Respira hondo, no te enfades, no te lo tomes como un ataque de tu hijo hacia ti sino como una falta de madurez. ¿Qué puedes hacer? Pues siéntate y espera que termine pero sobretodo, sobretodo no dejes que tu hijo consiga lo que le has negado. Si está tirado por el suelo porque le has dicho que no puede comer chocolate antes de cenar, no lo arregles dándole chocolate! A medida que tu hijo entienda que las pataletas no sirven para conseguir lo que quiere, se irán acortando y serán más soportables para todos. Y “pluf” por arte de magia irán desapareciendo cuando se haga mayor y de los 6 a los 12 años disfrutarás del paraíso! 

Los niños están cargados de razones pero esto no significa que los niños tengan razón. Seguro que cuando les pides a tus hijos que hagan algo te dan miles de razones para no hacerlo, son fábricas de excusas. Vaya, que si las excusas valieran dinero seríamos todos millonarios. Está bien que escuches sus razones pero los niños no tienen la capacidad de decidir lo que más les conviene así que una vez escuchados se hará lo que digas tú, o tu pareja vaya. ¿O es que si tu hija de 8 años te pide un cubata se lo vas a dar? ¿A que no? Entonces ¿por qué le vas a dejar decidir cuándo empieza a estudiar, si va o no a una fiesta o si recoge o no su ropa del baño. Recuerda que tú eres el adulto o la adulta y la autoridad es toda tuya.

La edad de la protestaCuanto más protegemos a nuestros hijos más inútiles les volvemos y menos confiados en sus capacidades. Una forma indirecta de hacer que tengan una autoestima pésima, justo lo contrario de lo que queremos conseguir. Recuerdo una de las anécdotas que nos hizo reír a todos cuando nos contaba que hoy en día los padres van a visitar la universidad de sus hijos, los matriculan para que no se equivoquen e incluso acompañan a su hijo de más de 20 años a tomar posesión de una plaza de maestro que ha ganado por oposición. Si nos descuidamos acompañaremos a los hijos hasta en su noche de bodas. ¿Ridículo no? Cuánto menos confiamos en nuestros hijos menos confían ellos en sí mismos y menos recursos tienen para afrontar la vida.

Si tienes más de un hijo la cosa se complica. Es probable que la mayor quiera que la mimes tanto como al peque así que ayúdale: Ser el hermano mayor tiene ventájas, ayúdale a descubrirlas. Por ejemplo puede ayudarte a preparar una pizza deliciosa, puede bajar solo a comprar el pan y pagarlo, puede acostarse un poquito más tarde… Enfín, las probabilidades son muchas. Ni puedes dejar que el mayor quiera que le ayudes igual que al pequeño ni puedes dejar que el pequeño haga cosas para las que aún no está preparado.

Déjales volar, dales responsabilidades, deja que crezcan. Por ejemplo un niño de 6 años ya puede ir a comprar el pan. O un chaval de 12 años ya puede preparara la cena un día por semana, con 14 años además recogerá la cocina y a los 16 ya le haremos la prueba del algodón. La vida no siempre es chula por mucho que nos lo quieran vender en los anuncios. Hacer la cena cada día para toda la familia no suele ser el plan ideal para nadie y tampoco lo será para tus hijos si les pides que cocinen pero es igual de pesado para ti que para ellos y la familia es cosa de todos ¿no? Pues tus hijos tendrán que descubrir igual que nos pasó a nosotros, que ser mayores tiene ventajas pero también inconvenientes y que hay que quedarse con el pack completo. ¡No le dejes quedarse solo con las ventajas o acabarás quejándote de que tu casa parece un hotel!

Ten en cuenta que no podemos pedirles a los niños que aprendan cosas muy complicadas en la escuela si no le enseñamos a vivir antes. Ponles a tus hijos retos que les cuesten un poco pero que puedan conseguir, a cada uno según su edad. Déjales que se aten los cordones aunque les lleve mucho rato, déjales que vayan a la escuela sin ti aunque sea una o dos esquinas antes de llegar al cole, deja que se equivoquen y así tendrán la oportunidad de crecer y madurar.

Si estás desesperad@ con tus hij@s o simplemente quieres saber más ya sabes, a leer. ¡Quien algo quiere algo le cuesta!

Opt In Image

Suscríbete, es gratis y cada semana recibirás artículos y consejos para mejorar tu relación de pareja y para volver a disfrutar de tu familia

 

Si te ha gustado, compártelo ahora!
Patricia Maguet Levy

Sobre el autor

Patricia Maguet Levy

¿Te ha gustado este post? Compártelo y ayúdanos a difundirlo. Puedes copiarlo o inspirarte en él para redactar tu propio post pero no olvides citar la fuente! Síguenos en otras redes sociales y Suscríbete para no perderte ningún post

Seguir Patricia Maguet Levy:

Dejar un comentario:

Dejar un comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies