Día de acción de gracias, una buena idea que te hará más feliz

28/11/2014

En Estados Unidos se celebra cada año el Día de acción de gracias, una tradición que me encanta y que estaría muy bien que pudiéramos importar.  Imagínate dedicar un día al año a prestar atención a todo lo que tienes y a todo lo que has vivido durante el año por lo que te puedes sentir agradecido, o privilegiada: tu salud, tu trabajo, tu familia, vivir en un país sin guerras… Cada uno y cada una tendrá su lista pero sabemos que ser agradecidos nos hace más felices así que te animo a celebrar tu propio Día de acción de gracias.

 

De dónde sale la celebración del Día de Acción de Gracias


US Post Office / Foter / Public Domain Mark 1.0

Por allá por el siglo XVII hubo peregrinos que emigraron desde Inglaterra en un barco que tiene un nombre que seguro que te suena, Mayflower. Como muchos otros emigrantes, huían de la pobreza entre otras cosas y de hecho se les considera los primeros inmigrantes que llegaron a Norteamérica. Los indios que por aquel entonces vivían en lo que hoy conocemos como Massachusetts los recibieron muy amistosamente y les ayudaron a adaptarse al nuevo entorno.

Los peregrinos para celebrar que habían sobrevivido a un duro invierno y que habían conseguido preparase con reservas suficientes para empezar su segundo invierno en estas tierras, decidieron organizar un gran banquete e invitaron a sus anfitriones para agradecerles toda la ayuda que les habían dado. Esta primera celebración duró muchos días y poco a poco se fue limitando a uno solo día, pero el espíritu que está detrás de esta fiesta es el que me gustaría destacar: la reflexión y el agradecimiento por todo lo que tienes en la vida. 

¿Cómo se celebra el Día de Acción de Gracias?

Pues es una celebración parecida a la que hacemos nosotros en Navidad. Los distintos miembros de la familia se reúnen y comparten una comida juntos que seguro que has visto alguna vez en alguna serie o película americana. Comen el tradicional pavo asado con su puré de patatas, verduras y pastel de calabaza y como nosotros invitan también a alguna persona que saben que no tiene a su propia familia cerca.

Pero lo más importante para mi es la reflexión que se hace en los días previos y que se comparte durante la comida, la lista de bendiciones o de agradecimientos por todo lo que tienen en sus vidas, es decir un ejercicio de reconocimiento compartido por todas las personas de la familia.

¿Por qué ser agradecido me hará feliz?

Pues justamente es una de las conclusiones que sacó Martin Seligman, uno de los principales impulsores de la Psicología Positiva.

Durante muchos años la psicología se había centrado exclusivamente en la gente que sufre, en la gente con enfermedades mentales… es decir, con gente que no está muy satisfecha de su vida. La revolución que nos trajo el Dr. Seligman, se produce porque él decidió estudiar a las personas que se declaran felices y que están satisfechas con su vida, para saber qué es lo que las distingue de las demás.

El Dr. Seligman pensó que de esta manera podría identificar qué cosas hacen y qué cosas no hacen para poder enseñarlas a todo el mundo y conseguir que fueran más felices.

La lista de sus resultados es muy larga pero uno de los resultados más destacados tiene que ver con el agradecimiento. Esta es una de las principales cosas que distinguen a las personas que se declaran felices: saben reconocer todo aquello que hay en su vida por lo que pueden estar agradecidos y agradecidas y a la vez son capaces de expresar su gratitud.

Carta-de-agradecimiento-foter

¿Por dónde empiezo para ser más agradecido o agradecida?

Te propongo un ejercicio muy potente para que empieces a experimentar los beneficios de la gratitud sobre tu vida. El primero de ellos es la Carta de Agradecimiento. Para hacerla debes empezar por dedicar un espacio de tiempo a reflexionar sobre tu vida, sobre lo que más valoras, lo que has aprendido y ha sido importante para ti…

Esta reflexión te servirá para decidir a cuál de las personas por las que sientes gratitud, puedes dedicar esta carta. Una vez elegida, es tan simple como sentarte a poner por escrito los motivos por los que has elegido a esta persona y todo lo que le tienes que agradecer.

Hasta aquí sería un buen ejercicio que seguro que te ayuda a sentirte bien, pero para poder experimentar la máxima sensación de bienestar que te puede aportar, debes leer esta carta en voz alta.

Ponte en contacto con la persona a la que has elegido, queda con ella en un lugar en el que te sientas cómoda o cómodo y léele todo lo que has escrito. Quizás te dé vergüenza o te parezca muy fuerte, pero los sentimientos que nacen de esta experiencia son brutales en el sentido más positivo de esta palabra.

¿Te atreves a hacerlo? Si te lanzas verás como tendrás ganas de repetir y estarás cultivando tu propia felicidad a la vez que repartes alegría entre las personas a las que más valoras. Me encantaría que me contaras si lo has hecho y cómo te ha ido, no te olvides de pasar por los comentarios o de escribirme!

 

 

 

 

Photo credit: dreams & pancakes / Foter / CC BY-NC-SA

Opt In Image

Suscríbete, es gratis y cada semana recibirás artículos y consejos para mejorar tu relación de pareja y para volver a disfrutar de tu familia

 

Si te ha gustado, compártelo ahora!
Patricia Maguet Levy

Sobre el autor

Patricia Maguet Levy

¿Te ha gustado este post? Compártelo y ayúdanos a difundirlo. Puedes copiarlo o inspirarte en él para redactar tu propio post pero no olvides citar la fuente! Síguenos en otras redes sociales y Suscríbete para no perderte ningún post

Seguir Patricia Maguet Levy:

Dejar un comentario:

Dejar un comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies