¿Cuánto amor necesitas tú? Conoce tu estilo de apego

11/11/2013

 A pesar de que gran parte de la población desea emparejarse, no todo el mundo vive de la misma forma las relaciones de pareja. Algunas personas forman pareja y mantienen y están satisfechas con su relación durante muchos años. Sin embargo hay otras personas que tienen dificultades para disfrutar de sus relaciones más íntimas: les cuesta confiar en los demás, no se sienten cómodas dependiendo de otros o permitiendo a otros que dependan de ellos, les asusta la proximidad y la intimidad …

¿Cómo se explican estas diferencias? Una posible explicación la encontramos en cómo fue la relación de estas personas con sus principales figuras de apego: sus padres o sus cuidadores principales.

Apego adulto y las relaciones de pareja

La madre como principal figura de apego (imagen Wikipedia)

La teoría del apego

John Bowlby (1907-1990) desarrolló la teoría del apego que intentaba explicar por qué los bebé lloran, se inquietan, gritan etc. cuando son separados de sus padres hasta que consiguen hacerles volver. Bowlby postuló que este tipo de comportamientos de apego, eran repuestas adaptativas ante la separación. Como los bebés son tan vulnerables y dependientes, su capacidad para mantener a sus progenitores cerca puede significar la diferencia entre la supervivencia y la muerte y por tanto es realmente vital. De hecho, para Bowlby la predisposición a establecer vínculos afectivos fuertes con otras personas, es uno de los componentes de la naturaleza humana.

 

Características del apego

Hay cuatro características principales que para Bowlby definen el apego:

1. Proximidad: El deseo de estar cerca de la persona a la que estamos apegados.

2. Refugio: Buscamos a esta persona siempre que queremos sentirnos seguros y cómodos ante algo que nos da miedo o que nos amenaza.

3. Base segura: Nuestra figura de apego supone la base a partir de la cual nos arriesgamos a explorar el mundo.

4. Ansiedad de separación: Cuando estamos lejos de nuestra figura de apego la echamos de menos y experimentamos ansiedad.

 

Al leer estas cuatro características podéis identificarlas rápidamente con la relación entre una madre y un bebé. El bebé desea estar cerca de su madre con la se siente seguro y en la medida en que confía en que ella vela por él, es capaz de dejar de estar pendiente de ella para ver qué puede encontrar a su alrededor que le resulte interesante (juguetes, otras personas …).

Un ejemplo que estoy convencida de que habéis observado alguna vez, se da cuando los niños se hacen daño o cuando oyen un ruido muy fuerte. Generalmente en lugar de reaccionar enseguida, primero buscan con la mirada a sus figuras de apego. Si ven que éstas están tranquilas, siguen jugando tranquilamente; en cambio, si ven que éstas se alteran o se asustan, automáticamente empiezan a llorar. Si se han hecho daño o no o si hay motivo o no para asustarse no depende tanto de su propia experiencia sino de cómo lo viven los padres o cuidadores.

 

Y qué tiene que ver el apego con las relaciones entre adultos?

 Si volvéis a echar un vistazo a la lista de características del apego, descubriréis similitudes también con el enamoramiento, la amistad o las relaciones de pareja. Los adultos también valoramos y mucho, sentirnos queridos, confiados y seguros, de hecho las relaciones de amistad profundas y las relaciones de pareja se pueden definir también como relaciones de apego.

Durante la infancia se desarrolla el apego que incluye las expectativas que tenemos en cuanto a nuestras relaciones con los demás, y a lo largo de la vida, las diferentes experiencias que vamos viviendo modelan este estilo y hacen que para nosotros sea más o menos complejo establecer vínculos saludables y de los que podemos disfrutar.

 

Estilos de apego

 La combinación entre el comportamiento de los padres y el de los hijos es el que determinará el estilo de apego que tanta relación tiene con las relaciones más significativas que establecemos a lo largo de la vida. Existen diferentes clasificaciones de los estilos de apego pero de momento describimos los tres principales basándonos en el artículo de Chris Fraley y os animamos a contarnos con cuál de los tres os identificáis más:

– Hay adultos que se sienten seguros en sus relaciones y disfrutan de ellas, tienen la confianza de que sus parejas y amigos estarán ahí siempre que los necesiten y se sienten capaces tanto de apoyarse en los demás como de dejar que los demás se apoyen en ellos. Las relaciones de pareja que establecen tienden a durar más y a basarse en la confianza, la interdependencia y el compromiso. El 60% de la población entra dentro de esta categoría.

– Otros adultos por el contrario, se sienten inseguros en sus relaciones. Temen que los demás no les quieran, que no les acepten como son, que puedan abandonarles en cualquier momento y sin motivo aparente. Este 20% de la humanidad, se puede sentir frustrada con facilidad si sus necesidades no son atendidas y pueden reaccionar de una forma que para los demás puede resultar incomprensible.

– Por último encontramos personas que no parecen muy interesadas por establecer relaciones con los demás y que prefieren mantener la distancia y no depender de nadie ni permitir que nadie dependa de ellos. Aquí encontramos al 20% restante de la gente.

Hoy os hemos presentado una clasificación sencilla. De hecho existen trastornos del apego graves que comprometen no solo la capacidad para establecer relaciones con los demás sino también el equilibrio y la salud mental. Para ilustrar mejor los diferentes tipos de apego y sobretodo la forma que tienen de relacionarse con los demás, la próxima semana os presentaremos una selección de personajes del mundo del cine y la televisión que os ayudarán a entenderlos de forma mucho más clara.

Suscribiros a nuestro blog y no os lo perdáis. Ah! y como siempre os animamos a comentar y compartir en vuestras redes sociales.

Opt In Image

Suscríbete, es gratis y cada semana recibirás artículos y consejos para mejorar tu relación de pareja y para volver a disfrutar de tu familia

 

Si te ha gustado, compártelo ahora!
Patricia Maguet Levy

Sobre el autor

Patricia Maguet Levy

¿Te ha gustado este post? Compártelo y ayúdanos a difundirlo. Puedes copiarlo o inspirarte en él para redactar tu propio post pero no olvides citar la fuente! Síguenos en otras redes sociales y Suscríbete para no perderte ningún post

Seguir Patricia Maguet Levy:

Dejar un comentario:

Dejar un comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies