¿Cómo puedo quererte mejor?

17/04/2014

En el post “Antes de conocerle, ¡conócete!”  hablábamos de la importancia de, antes de entregarnos al otro, hacer un contacto con uno mismo para conocer nuestros puntos fuertes y débiles, nuestras expectativas… a fin de cuentas, nuestro mundo interior.

Thich Nhat Hanh en su libro “Enseñanzas sobre el amor” nos invita a conocer nuestra naturaleza, nuestras flores y nuestra basura interior y también la naturaleza de nuestra pareja.(imagen)

Propone que seamos conscientes  de qué es lo que necesito yo y qué es lo que necesita el otro. Es decir, si tu pareja fuera una planta, ¿cuánta agua necesita?, ¿es de interior o de exterior?, ¿da flores o frutos?.


Lon&Queta / Foter / Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 2.0 Generic (CC BY-NC-SA 2.0)

Además, habla de la aceptación de la naturaleza de la pareja como imprescindible para una relación fluida y  amorosa.

¿Aceptas a tu pareja tal y como es verdaderamente?¿ O sientes un deseo interior de cambiar algo de él o ella?

En muchas ocasiones se produce una discusión en la pareja, y al explorar lo que ha ocurrido, suele pasar que una o ambas partes de la pareja esta desechando o no dando un buen lugar al otro.

Por ejemplo, una discusión porque una parte de la pareja quiere ir al cine y la otra parte no, porque necesita espacio para él/ella y esto para la otra persona no es importante.

Solemos pensar que lo que no es importante para mí, tampoco lo será para el otro y nos cuesta salirnos de nuestros esquemas y abrirnos otros diferentes.

En este caso, contestar a la pregunta ¿Cómo puedo quererte mejor? Podría ser: me gustaría mucho que fuéramos juntos al cine. Veo que para ti es importante tener tu espacio y lo respeto. Si otro día te apetece que vayamos juntos me encantará, hoy yo iré (sol@, con amig@s, con mi herman@…).

De esta forma me quiero y me respeto más, y te quiero y te respeto más.

En Constelaciones Familiares, cuando se trabaja con parejas, uno de los movimientos mas difíciles es el de decirle al otro: Sí. Sí, sin condiciones. Sí a lo que viene de ti: tu familia de origen, parejas anteriores, hijos con parejas anteriores, tus miedos, tus alegrías, tus proyectos de futuro…

En este caso, decir sí al otro no quiere decir necesariamente hacerme cargo de todo lo que el otro trae a la relación, como si tuviéramos que llevar la gran mochila con la que el otro viene a la relación. Decir sí al otro es VER a tu pareja ( y a su mochila) y ACEPTARL@.

No es tarea sencilla, de hecho en terapia de pareja se ven competiciones del tipo “mi mochila es más grande que la tuya o la mía es más importante que la tuya”.

Tourists at sunset de Konstantin Yolshin de .

Tourists at sunset de Konstantin Yolshin

Te invitamos a que te preguntes y preguntes a tu pareja, ¿cómo puedo quererte mejor? y a que escuches atentamente la respuesta.

Nos ha encantado compartir este post contigo. Si te han surgido dudas o quieres compartir algo, no dudes en ponerte en con nosotr@s. Y recuerda que puedes dejarnos un mensaje anónimo si quieres, ¿ya has elegido tu pseudónimo?

 

Opt In Image

Suscríbete, es gratis y cada semana recibirás artículos y consejos para mejorar tu relación de pareja y para volver a disfrutar de tu familia

 

Si te ha gustado, compártelo ahora!
Sara Remiro

Sobre el autor

Sara Remiro

Hola, me llamo Sara Remiro, soy Psicóloga y Consteladora familiar y Sistémica. Entiendo la terapia como un espacio de crecimiento en el que poder abordar diferentes dificultades (familiares, de pareja, laborales…) en un clima de confianza y apertura.

Dejar un comentario:

Dejar un comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies