Anorexia y Bulimia en adolescentes ¿cómo saber si tu hija las tiene?

13/02/2015
Anorexia y bulimia están en boca de todos. Vivimos en una sociedad en la que "gorda" es uno de los peores insultos que podemos escuchar. De ahí que las dietas estrictas y los artículos con títulos del estilo ¿Cómo perder 10 kilos en una semana?, el ejercicio físico excesivo y la publicidad agresiva de fármacos para la pérdida de peso estén calando hondo entre los adolescentes. Cuanto antes se detectan y se tratan, mejor es el pronóstico por eso en este post te explicamos qué son y cómo detectarlas.

More...

¿Qué son la anorexia y la bulimia?

Hoy en día, existen tres trastornos de la conducta alimentaria que describen los manuales que usamos los psicólogos y los psiquiatras para hacer un diagnóstico:

anorexia-y-bulimia
  • Anorexia
  • Bulimia
  • Trastorno alimentario no especificado

Sabemos que son trastornos que suelen aparecer en la adolescencia y que son más frecuentes en mujeres. Si has visto alguna vez imágenes en televisión sabrás que es un trastorno que puede llegar a tener consecuencias fatales y también dejar secuelas físicas muy importantes. O sea, que no se trata solamente de que a tu hija le gustaría estar un poco más delgada sino de que puede llegar a poner en peligro su vida así que conviene estar alerta. Si tienes un hijo, no pierdas de vista la anorexia y la bulimia. Ya hemos comentado que es menos frecuente pero eso no significa que no exista y en los casos que hay el tratamiento suele ser más complejo así que conviene detectar el problema lo antes posible. 

¿Cuáles son los síntomas de la anorexia y la bulimia?

1. Perder peso y además intentar ocultarlo para no llamar la atención. Puede ser que luzcan su cuerpo pero también puede pasar que lleven ropas anchas para que los demás no podáis ver cómo van adelgazando. No te fijes solo en la cara, si tienes sospechas intenta ver a tu hija cuando no lleva la ropa puesta y así podrás ver si hay o no huesos que sobresalen y otras evidencias de que ha perdido peso.

2. Renunciar cada vez a más tipos de alimentos. Pueden empezando dejando de comer dulces y pastas para dejar después los alimentos más grasos como los embutidos y poco a poco ir haciendo más larga la lista de alimentos que no quieren comer. En el extremo opuesto, las chicas con bulimias se dan atracones de comida fuera de la vista de los demás. En este caso te sorprenderá ver cómo desaparecen grandes cantidades de comida que no entiendes como se pueden haber gastado tan rápido.

3. Hacer que las comidas sean cada vez más largas por ejemplo jugando con la comida sin comer hasta que los demás miembros de la familia ya se han levantado de la mesa y es más fácil poder tirar la comida sin levantar sospechas.

4. Ir al baño después de cada comida y estar allí más rato del normal. En estos casos van al baño para provocarse el vómito así que debes estar atento a las distintas estrategias que van a usar para que no lo oigas como poner música, abrir el grifo o la ducha...

5. Usar laxantes, diuréticos u otros tipos de pastillas para adelgazar. Si encuentras alguno de estos productos en casa pon atención para ver si es algo ocasional o si se está convirtiendo en un hábito.

6. La actividad física excesiva también te debe llamar la atención. Si ves que después de comer tu hija en lugar de descansar sale a correr, hace ejercicio diariamente y de forma compulsiva y continua, no lo dejes pasar. 

7. El interés excesivo por las dietas, revistas con regímenes para adelgazar, páginas web que dan trucos para perder peso etc. también te puede dar pistas de que algo anómalo está pasando.

8. En el caso de que el problema esté ya muy avanzado puede llegar a desaparecer la menstruación y hay otros signos que tu médico podrá detectar.

9. Otro signo muy importante será el contraste entre cómo se ve tu hija (gorda, fofa...) y cómo la veis los demás (extremadamente delgada). Esta distorsión en la percepción de su propio cuerpo también es muy significativa.

¿Qué puedo hacer si mi hija tiene alguno de estos síntomas?

Si descubres en tu hija más de un síntoma de los que hemos mencionado en la lista, es obvio que vas a preocuparte. Hablar con tu hija o con tu hijo será el primer paso y si las dificultades acaban de empezar es muy probable que le puedas ayudar hablándole de la gravedad de los trastornos de la alimentación.

Si tu hijo o hija tiene realmente un problema de sobrepeso, en lugar de actuar por su cuenta, intenta que pierda peso con supervisión médica.

Si has llegado tarde y tu hija niega lo que le está sucediendo, te será más difícil solventarlo. Consulta lo antes posible a un profesional y deja que te asesoren sobre lo más conveniente para tu familia.

Recuerda que nos tienes aquí para ayudarte. Si necesitas orientación y apoyo en este tema escríbenos ahora o llámanos al 696450377. No dejes pasar más tiempo.

​Photo 1: KairosOfTyre / Foter / CC BY-NC-SA

​Photo 2: ! Santiago Alvarez ! / Foter / CC BY-NC-ND

Opt In Image

Suscríbete, es gratis y cada semana recibirás artículos y consejos para mejorar tu relación de pareja y para volver a disfrutar de tu familia

 

Si te ha gustado, compártelo ahora!
Ksenia Zakharova

Sobre el autor

Ksenia Zakharova

Dejar un comentario:

Dejar un comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies