5 formas infalibles de hundir tu relación

30/01/2014

Hace años, cuando estudiaba el master de Terapia Familiar Sistémica en el Hospital de Sant Pau, descubrí a Paul Watzlawick  y su libro “El arte de amargarse la vida“. Era un libro estupendo y por supuesto muy irónico, en el que el autor nos daba todos los trucos necesarios para vivir una vida desgraciada. La parte dura venía cuando identificabas alguna cosa que sabías muy bien que estabas haciendo en tu vida, pero justamente el objetivo del libro era provocar.

Vamos a ver si soy capaz yo también de provocarte con estas 5 formas infalibles de hundir tu relación. Ah! los trucos sirven para cualquier relación: relación de pareja, relación con tus hijos, relación con tus amigos, con tu ex, con tus compañeros de trabajo. Si te empeñas puedes destruir tooodas las relaciones que tú quieras  😛

Cómo hundir tu relación

1. Ni se te ocurra pedir lo que necesitas, espera a que tu pareja lo adivine

Esta es la primera y es fundamental. Creo que es de los trucos que más veces he oído entre mis pacientes y sobretodo entre las mujeres. Si iniciamos un debate sobre la telepatía seguro que muchos de vosotros no tendréis claro si existe pero cuando hablamos de relaciones íntimas damos por supuesto que los demás SABEN. Y ¿qué saben? O ¿qué es lo que deberían saber? Pues todo, deberían saber lo que me ha pasado, deberían saber cómo me ha sentado lo que me han dicho, deberían saber que estoy esperando a que me digan algo, deberían saber que necesito que me cuiden…. Vaya, que las personas que nos quieren deberían tener telepatía y además una bola de cristal bien gorda para saberlo todo en cada momento.

La realidad es que los demás, al menos de momento, no pueden meterse en nuestra cabeza y menos en nuestro corazón así que por favor, si necesitas algo, pídelo, si algo no te gusta, dilo, si algo te ha dolido, quéjate… Expresa tus necesidades y después ya veremos si los demás están dispuestos o no a cubrirlas pero al menos tendrán más claro lo que está pasando y lo que esperas.

2. Espera a que el otro cambie

¿Recordáis una obra de teatro que se llama “Te quiero, eres perfecto, ya te cambiaré“? Pues eso.

Conocemos a alguien, nos enamoramos, iniciamos una relación… Y vamos descubriendo cosas que no nos terminan de gustar, que nos molestan, o que directamente NO soportamos. Pero como los aliens, surge una vocecita dentro de nuestra cabeza que dice “ya cambiará” y resulta que pasan los días, los meses y los años y no cambia. Era desordenado y sigue siendo desordenado, le encantaba hablar horas y horas por teléfono y ahora se pasa horas y horas en el facebook, quería ir a ver a su madre cada día y sigue queriendo ir cada día, no soportaba ver la tapa del wc levantada y sigue sin soportarlo. Y así desde las cosas más pequeñas hasta las más grandes.

Es posible que con el paso del tiempo y la convivencia, podamos ir ajustando pequeñas cosas pero la esencia es la esencia y esta no cambia por que sí. Otra vez toca hablar, expresarse y sobretodo negociar!

 

3. ¿No se ha portado bien? Pues castigado!

¿Os suena? Se usa mucho con los niños pero parece que con los adultos también. ¿Que el otro día mi amiga fue desagradable conmigo? Pues ahora no la llamo, qué se habrá pensado! ¿Que se le ha olvidado que el otro día era vuestro aniversario? Pues sin sexo, así para la próxima aprenderá!

El debate sobre si el castigo funciona o no con los niños está muy de moda, encontraréis muchas páginas web en las que se aborda, con voces a favor y con voces en contra.  Si hablamos de relaciones entre adultos, definitivamente no funciona. Tener que hacer algo en una relación solo para evitar que tu pareja se enfade, puede funcionar a corto plazo pero a larga el fracaso está asegurado.

4. Como cada vez que hablamos discutimos, lo mejor será que dejemos de hablar

Este truquillo parece que se basa en la lógica que aprendíamos en la escuela. Si tenemos A y tenemos B pues la consecuencia lógica es C ¿no? Si cada vez que hablamos de nuestras diferencias terminamos peleados, pues no hablamos, hacemos ver que no pasa nada y ya está! Más sencillo no puede ser.

El tema está en que para evitar peleas cada vez se habla de menos cosas hasta que al final hay parejas que se dan los buenos días y nada más. Discusiones ya no hay pero relación lo que se dice relación tampoco. Como decía uno de mis profesores “la paz de los cementerios“. No hay peleas porque no hay nada.

Si cada vez que tocáis un tema difícil os ponéis a discutir, lo mejor será que aprendáis a comunicaros de una forma más útil y si no encontráis cómo, nos pedís ayuda, los psicólogos sabemos cómo ayudaros a aprender estas cosas.

5. Si no puedes resolver un conflicto, deja pasar el tiempo y ya se arreglará

Otra de las frases mágicas que oigo muy a menudo en consulta. “Bueno, vamos a dejar pasar el tiempo a ver si así…”

Es cierto que el tiempo nos ayuda digerir situaciones dolorosas como la muerte de una persona muy querida o un despido laboral. Pero el tiempo no lo cura todo y menos los conflictos con una persona muy cercana.

Una cosa es aplazar una discusión unas horas o unos días para dejar que baje la temperatura y otra muy distinta confiar en que si no hacemos nada, los problemas van a desaparecer solos. Sería estupendo si funcionara pero no suele ser la mejor opción porque los problemas son muy tozudos y se empeñan en volver y volver.

6. Sobretodo tómatelo todo como algo personal

¿Había dicho 5 formas infalibles de hundir una relación verdad? Pues esta viene de regalo. Cada vez que tu pareja, o tu amigo, o tu jefe… hacen algo que no te gusta, sobretodo sobretodo tómatelo como algo personal (“lo ha hecho para fastidiarme!”) y ya verás como así el conflicto está servido! Esta tampoco falla nunca.

Si se te ocurre alguna otra forma de echar al traste tu relación, déjala aquí más abajo en los comentarios. Compártela para que no se nos escape ninguna!

Y si te has sentido identificad@con alguna y te gustaría cambiar, escríbenos

Opt In Image

Suscríbete, es gratis y cada semana recibirás artículos y consejos para mejorar tu relación de pareja y para volver a disfrutar de tu familia

 

Si te ha gustado, compártelo ahora!
Patricia Maguet Levy

Sobre el autor

Patricia Maguet Levy

¿Te ha gustado este post? Compártelo y ayúdanos a difundirlo. Puedes copiarlo o inspirarte en él para redactar tu propio post pero no olvides citar la fuente! Síguenos en otras redes sociales y Suscríbete para no perderte ningún post

Seguir Patricia Maguet Levy:

Dejar un comentario:

Dejar un comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies