Terapia familiar

 

La familia es la fuente de nuestras mayores alegrías y satisfacciones pero en ocasiones también  genera grandes preocupaciones y sufrimiento. Es el lugar donde vivimos nuestras principales experiencias.

Nuestras relaciones familiares son las que nos forman como personas.  En este proceso es normal que surjan dificultades y problemas  Cuando las soluciones intentadas no ayudan y la familia siente que está estancada, es útil contar con la ayuda de un especialista, en este caso un terapeuta de familia.

¿Qué se hace en terapia familiar?

Las dos primeras sesiones se dedican a la evaluación. En la primera visita se exponen las dificultades por las que atraviesa la familia y sirve también para conocer las soluciones que ya se han intentado antes de empezar la terapia. La segunda sesión se suele dedicar a conocer más detalles de las respectivas familias de origen. Es habitual contactar con cualquier otro profesional o especialista que haya tratado o esté tratando a algún miembro de la familia como logopedas, psicólogos infantiles, psiquiatras, médicos de familia, tutores o profesores etc. siempre con el consentimiento de la familia.

Muchas de las consultas que se realizan tienen que ver con problemas de relación dentro de la familia:

  • hijos rebeldes o con problemas de relación
  • conflictos de pareja
  • hijos hiperactivos o con problemas de comportamiento o de aprendizaje
  • falta de límites o familiares “mandones” o intrusivos
  • falta de acuerdo sobre la educación de los hijos
  • adolescentes problemáticos
  • trastornos de la alimentación
  • problemas con las familias de origen

También trabajamos con familias en las que uno de los miembros presenta síntomas de depresión, ansiedad, adicciones al alcohol u otras drogas, psicosis, enfermedades crónicas u otros problemas de salud etc.

¿Para qué sirve la terapia familiar?

La terapia de familia proporciona las herramientas necesarias para potenciar la comunicación,  utiliza técnicas para la resolución de conflictos y facilita la negociación de las diferencias existentes en el seno de la familia. El objetivo es que todos los miembros de la familia utilicen sus propias fuerzas y recursos para poder hacer frente a la situación y para tomar las decisiones que permitan recuperar una relación satisfactoria.

 

¿A terapia familiar asiste toda la familia?

Terapia familiar no significa que siempre tengan que asistir todos los miembros de la familia a todas las sesiones. Es útil que  a la primera sesión asistan el máximo de miembros posibles de acuerdo con las indicaciones del psicólogo. Los invitados a las siguientes sesiones se deciden al final de cada visita contando con la disponibilidad de las personas citadas.

Algunos casos se pueden resolver con 1-2 sesiones de orientación pero por mi experiencia, aquellas familias que están dispuestas a introducir pequeños cambios y que cuentan con al menos un miembro muy motivado por la terapia, consiguen  cambios significativos en un promedio de 10 a 12 sesiones. En cualquier caso el tratamiento siempre busca que la intervención no se alargue más de lo necesario.

 

Quiero pedir información

 

 

Si te ha gustado, compártelo ahora!

Dejar un comentario:

Dejar un comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies