Lo que debes saber si buscas pareja por internet

12/02/2014

Hoy he descubierto por casualidad un canal en youtube, en el que hay una serie de conferencias agrupadas bajo el título “Charlas para animarte si tienes un mal día“. Si habláis inglés no os las perdáis porque realmente son geniales. Me ha llamado especialmente la atención la conferencia de Amy Webb que se titula “Cómo hackear las citas online“, un título realmente increíble y en el que Amy nos cuenta su pasión por los números y los datos y cómo los ha utilizado para solucionar un problema que realmente le preocupaba mucho: ¿Cómo encontrar pareja?

Amy Webb en su conferencia

Amy Webb en su conferencia

Os presento a Mary Webb. Como muchas otras personas solteras que arrastran más de un fracaso sentimental, Amy se preguntaba qué había de “malo” en ella para que no consiguiera tener una relación de pareja satisfactoria como su hermana o como el resto de miembros de su familia. Se le ocurrió pedir consejo a su abuela y ésta le respondió, además de que quizás era demasiado exigente, que “el amor llega cuando tiene que llegar“. En resumidas cuentas su abuela la animaba a seguir con su vida y a dejar que el amor apareciera de forma fortuita. Pero a Amy no le convenció este enfoque así que decidió empezar a buscar online.

Amy Webb es judía y además apasionada por los algoritmos y las fórmulas. En su cultura hace años que las casamenteras, precursoras de las citas online y de las páginas de contactos como  paginadecontactos24.comse dedican a facilitar y concertar matrimonios. Aquí tenéis la fórmula que explica su trabajo: Una combinación entre la probabilidad de que a la chica le guste el chico y de que las familias acepten la relación, junto con tres factores más. La aprobación del rabino, la aprobación de la comunidad y la posibilidad de tener hijos. Cinco factores que si se mezclan en las dosis adecuadas terminan en un matrimonio perfecto.

Amy Webb y la fórmula de las casamenteras

Amy Webb y la fórmula de las casamenteras

En el vídeo nos cuenta anécdotas de citas realmente desastrosas, como la que tuvo con un chico que la invitó a un restaurante carísimo y desapareció antes de pagar la cuenta. Finalmente ideó una estrategia para poder huir de las citas pidiendo a su hermana que la llamara por teléfono si las cosas se ponían feas.

Amy nos explica cómo funcionan las webs para encontrar pareja online. Lo que hacen es comparar la información que has puesto en tu ficha con las respuestas que otras personas han dado en sus fichas, buscando la máxima compatibilidad. Estos formularios plantean dos problemas muy serios:

– No todos somos sinceros (ni siquiera con nosotros mismos) al rellenar los formularios

– Las preguntas que plantean son muy superficiales y tienen poco que ver con los criterios que para ti son importantes si buscas una relación seria.

Así que Amy se propuso dar la vuelta al sistema y ver de qué forma lo podía usar con las máximas garantías de éxito. Para empezar hizo una lista de lo que para ella era importante en su futuro “marido”. ¡Tres hojas, 72 cosillas! llenas de deseos. Como la lista era difícil de manejar, empezó a priorizar. Otorgó a cada requisito una puntuación: a lo más importante e indispensable le puso un 100 y a partir de aquí fue bajando la puntuación hasta llegar al último punto de la lista. Así consiguió identificar los puntos más relevantes para su elección y elaboró dos niveles. En el primer nivel por ejemplo incluyó que fuera una persona inteligente y judía, en el segundo nivel que no se hubiera casado antes, que no tuviera deudas, o que estuviera totalmente dedicado a ella.

Todo lo que Amy Webb necesita

Todo lo que Amy Webb necesita

Continuando con su sistema totalmente organizado, diseñó un sistema para puntuar a los candidatos así como una puntuación mínima aceptable para calcular matemáticamente la compatibilidad. Por debajo de este mínimo ni siquiera iba a tener una cita.

A partir de ese momento empezó a tener más puntería eligiendo pero descubrió que no siempre era correspondida así que tenía que ver cómo afrontar la competencia. Y ¿cómo podía hacer este estudio de mercado? pues creó diez cuentas falsas con distintos perfiles para saber cómo eran las mujeres que tenían más éxito. No engañó a nadie, no persiguió a nadie, simplemente creó los perfiles y se dispuso a esperar para ver qué tipo de mujeres atraían al tipo de hombre que ella buscaba.

A estás alturas ya comprenderéis que Amy no deja nada al azar, así que su estudio de mercado estaba muy bien definido. Se fijó en el tono, el humor, la longitud o el tipo de mensajes que se lanzaban en los perfiles y la frecuencia con que eran actualizados. El objetivo era mejorar su perfil para triunfar.

Amy recibió más de mil mensajes

Amy recibió más de mil mensajes

Un mes después empezó a analizar los resultados y descubrió que tienen más éxito los perfiles alegres y optimistas, que las personas listas escriben perfiles más largos, y que si quieres que te contacten tienes que mostrar disponibilidad. Eso sí, que no te vean desesperada, un mensaje al día es más que suficiente. En cuanto a la foto, tienen más éxito las mujeres que en sus perfiles dejan ver su piel (brazos, hombros…) y  las mujeres guapas o al menos con un aspecto cuidado (vaya que no salgas con un chándal raído).

Modificó su perfil y ¡consiguió recibir 1.217 mensajes! Pero resultó que ninguno de los candidatos obtuvo puntos suficientes así que no concertó ninguna cita. Al poco descubrió a un candidato que sí llegaba al mínimo, lo conoció y descubrió que en persona su puntuación superaba de lejos su estimación y al cabo de tres años estaban casados y tienen una niña preciosa.

¿Y qué tiene que ver este vídeo contigo? Amy confirma que existe un algoritmo para el amor, pero es tuyo y tú lo escribes. Busques lo que busques, ya sea pareja, perseguir una pasión o montar tu propio negocio, no dejes que sean los demás los que marquen las reglas.

Tú decides cuando esperas y cuando te pones en marcha, tú decides cuáles son los mínimos que estás dispuest@ a aceptar y tú defines tu camino por mucho que no sea el más habitual. Resumiento, el problema de Amy no es que fuera demasiado exigente como le decía su abuela así que busca las respuestas dentro de ti.

Es un vídeo muy muy divertido, si habláis inglés no os lo perdáis porque pasaréis un buen rato. Y si no, os tendréis que conformar con el resumen que os traigo. Sacad vuestras propias conclusiones

¿Te ha servido de inspiración este vídeo? Pues cuéntanoslo más abajo y si vas a empezar a hacer listas no te olvides de comprar papel suficiente.

Opt In Image

Suscríbete, es gratis y cada semana recibirás artículos y consejos para mejorar tu relación de pareja y para volver a disfrutar de tu familia

 

Si te ha gustado, compártelo ahora!
Patricia Maguet Levy

Sobre el autor

Patricia Maguet Levy

¿Te ha gustado este post? Compártelo y ayúdanos a difundirlo. Puedes copiarlo o inspirarte en él para redactar tu propio post pero no olvides citar la fuente! Síguenos en otras redes sociales y Suscríbete para no perderte ningún post

Seguir Patricia Maguet Levy:

Dejar un comentario:

Dejar un comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies